BIENVENIDOS NUEVOS COQUIMBANOS

Un grupo de niños felices y que se sienten parte del lugar que los acoge fue el resultado de la actividad que realizó la agrupación Cofradía Coquimbo el domingo 28 de mayo de 2017 en el Día Nacional del Patrimonio, jornada que reunió a 20 menores de distintos países y los llevó a conocer y recorrer la ciudad-puerto, sus rincones, música, tradiciones y platos típicos.

En su mayoría alumnos del colegio Santo Tomás de Aquino de Tierras Blancas y provenientes de Haití, Colombia, Perú y República Dominicana, comenzaron la “búsqueda del tesoro” en el frontis de su establecimiento educacional a las 09 horas y luego recorrieron parte de la ciudad, las instalaciones del Francisco Sánchez Rumoroso, el Mirador de Los Navegantes y La Pampilla, lugar donde conocieron historias de piratas, tradiciones locales y buscaron el cofre que les tenía deparado regalos y sorpresas. Finalmente fueron agasajados con bebidas y el plato típico de los coquimbanos, el “sánguche de pescado”.

La psicopedagoga del colegio, Karuna Otriz Carmona, agradeció la jornada y destacó que los niños extranjeros sean parte de estas acciones. “Es una actividad maravillosa ya que muchos de los niños no conocen la ciudad y se han divertido y la han pasado bien. Se le agradece en el alma a Cofradía Coquimbo por esta acción ya que esto les va a quedar de por vida y los va a marcar porque se subieron a un ‘barco mágico’ que andaba en la tierra, y eso en su mundo los motiva a crecer, se sienten considerados porque no sólo se les trajo acá, sino que se le explicaban las leyendas e hicieron que fueran parte de ellas y eso los hace muy felices”, sostuvo.

Desde Cofradía Coquimbo, uno de sus integrantes, René Álvarez Urquieta, dijo que esta acción obedece al cariño que todos los integrantes le tienen a la comuna. “Quisimos realizar una acción simbólica y enmarcarla en el Día del Patrimonio ya que creemos que muchos de estos niños que vienen de otros países no siempre la pasan bien por lo que los invitamos a sentirse parte de Coquimbo, les obsequiamos poleras aurinegras, colaciones y una fotografía de recuerdo para cada uno que decía que el gran tesoro son ellos. Verlos reír, correr, jugar y oírlos cantar ‘de Coquimbo soy’ fue un premio a todo el esfuerzo que realizamos. Quienes nos quieran ayudar o formar parte de la organización nos pueden ubicar por Facebook, todos los piratas son bienvenidos”, afirmó.

La agrupación Cofradía Coquimbo está trabajando en realizar otras acciones, siempre de índole social y que busquen fortalecer la identidad local y apoyar a los coquimbanos que repartidos por el mundo siempre buscan dejar en alto el nombre de la ciudad.

Leave a Reply